Sustraiak‎ > ‎

LOS CARNAVALES EN ZALLA

publicado a la‎(s)‎ 20 jun. 2014 2:14 por Gazte Zentroa
Las fiestas de carnaval están caracterizadas por el espectáculo y alegría de las comparsas en los desfiles. Nuestro carnaval, como otros de occidente, encuentra sus raíces en las culturas griega y romana, diferenciándose del mitológico y ancestral rural de otros puntos de Euskal Herria.

No pensemos que los carnavales son una fiesta de nueva creación en Zalla, puesto que se tiene constancia de la celebración de estas fiestas por lo menos desde la segunda mitad del siglo XIX. De hecho, en el Bando de Policía y Buen Gobierno de Ayuntamiento de 1882, en el artículo 5º perteneciente al Orden Público, dice así: "En los días de carnaval, si se creyese conveniente, se publicará un Bando reglamentando las máscaras". En el artículo 8º se hace saber: "En los días de carnaval, se permitirá andar por las barriadas de este Concejo; de día y con disfraz y máscara; pero queda prohibido el uso de vestiduras de religiosos, militares y funcionarios públicos, bajo la multa de 2 y media a 5 pesetas; igual pena la que después del toque de oración lleven la cara cubierta, con careta, pañuelo, etc.". Para continuar en el artículo 10º con una observación interesante: "Solamente la autoridad o dependiente de ella podrá obligar a quitar la careta o a descubrirse a quién hubiese delinquido o faltado a alguna de estas disposiciones". 

Es evidente el peso del poder Civil y de la Iglesia en la reglamentación del carnaval local, que va
dirigido al "orden y buen gobierno de la población, tranquilidad de su vecindario y seguridad y buena tutela de los intereses que se han confiado" según consta en el "Hago Saber" de dicho bando.

Reproducimos aquí las dos primeras estrofas de una canción interpretada por una comparsa en los carnavales de Zalla del año 1924; dice así:

Hoy venimos en cuadrilla
A cantar a su portal
No nos ponga mala cara
Ni despida sin un real.
Somos los cantores de la catedral
El campanero y el sacristán
Vamos alegres, sin hacer mal
A divertirnos por carnaval.


Las cosas cambiarán tras la Guerra Civil de 1936, cuando los carnavales fueron totalmente prohibidos. Su recuperación festiva no se produjo hasta unos cuarenta años después, en 1978. Desde entonces a la actualidad, esta fiesta la celebramos con renovado jolgorio y animación, concluyendo con la quema de la trucha, que es el símbolo del carnaval zallarra, a diferencia de la mayoría, en los que es la sardina. Mediante el ceremonial del fuego se va la gloria del carnaval y lo más negativo de nosotros mismos. Al día siguiente dará comienzo la Cuaresma como tiempo de sacrificio y oración, abarcando desde el Miércoles de Ceniza al Domingo de Resurrección, pero ese es otro cantar...

Imagen de la Trucha de Carnaval de 1989.


Comments